martes, 11 de octubre de 2011

LA TIERRA DE DIATOMEAS USADA EN PLANTAS, ANIMALES Y PERSONAS

Las diatomeas son antiquísimas y microscópicas algas. Vivieron hace 30 millones de años en el fondo de lagos de agua dulce y al emerger la Cordillera de Los Andes, quedaron al descubierto. Lo que llega hasta nosotros son las pequeñísimas estructuras silíceas fosilizadas, de las cuales hay hasta medio millón por milímetro cúbico.

Estas estructuras albergaron en su momento a una de las primeras manifestaciones de vida: una proteína llamada pectosa, que a través del revestimiento silíceo se protegía de la putrefacción.

La tierra de diatomeas es en sí misma un insecticida natural. Estas minúsculas partículas -huecas y con carga eléctrica negativa- perforan los cuerpos queratizados de los insectos de sangre fría, los cuales mueren por deshidratación. La acción de las diatomeas es física-mecánica y no por contacto o ingestión, que es como actúan los insecticidas químicos que contaminan el suelo, las plantas, los animales y los seres humanos. Además estos químicos alteran el metabolismo de insectos y bacterias, produciendo intoxicación y luego reacción de inmunidad, lo que explica la generación de resistencia a los insecticidas sintéticos.

Un buen ejemplo de esto es la pediculosis. Hoy nos enfrentamos al superpiojo, producto de la inmunidad adquirida al lindano y a otros tóxicos, que no consiguen eliminar piojos ni liendres, pero si contaminan a los niños. La OMS advierte que en el mundo ya hay 432 variedades de insectos inmunes a todos los venenos conocidos, lo cual demuestra la falla del sistema -acción por contacto o ingestión- que crea inmunidad a la toxicidad.

La tierra de diatomeas puede combatir hormigas, cucarachas, piojos, vinchucas, polillas, pulgas, arañas, garrapatas, pulgones, cochinillas, mosca de la fruta, etc. Para aumentar su eficiencia insecticida, la tierra de diatomeas incorpora una ínfima dosis (0,025) de piretrinas, irritativo del sistema nervioso de los animales de sangre fría, que ayuda a la adhesión de estas microscópicas algas al cuerpo de los insectos. O sea que puede utilizarse sola o aditivada con piretrinas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada